Reseña de la caminata Mexijuku – Jalisco 2017

Siempre me ha llamado la atención la estrafalaria moda de Japón y aunque nunca me he vestido con ella, dentro de mí hay un grito desesperado por vestirla, por eso me llamó tanto la atención el evento de Mexijuku.  Nunca antes en Guadalajara se había organizado algo así. Y la realidad es que entre que no tengo nada para transformarme y la pena, me fui vestida de civil, aún así lo disfruté bastante. Quizá el próximo año me anime y me prepare con tiempo, además de que un buen amigo mío ya hizo un pacto conmigo de que me acompañará con su vestimenta también.

¿Qué experimenté en Mexijuku 2017?

Y bien, el día del evento llegué bastante puntual y sólo había 8 personas; eso me desanimó un poco, así que fui por un café y a esperar a mi amiga Ale. Cuando regresé al punto de partida me emocioné al ver que llegó bastante gente, más de la que imaginaba. Todos estaban con sus increíbles atuendos con estilos muy variados y algunos nuevos para mí.

Los organizadores estuvieron bastante positivos y animados todo el tiempo, platiqué un poco con ellos y todos mostraron bastante entusiasmo, lo cual se transmitió durante toda la caminata. Unos minutos más tarde inició el recorrido cerca del Instituto Cabañas. Hicimos una pequeña parada en el Teatro Degollado para tomar la foto grupal y seguimos caminando hasta Plaza Gamer.

 

Mexijuku realmente fue un espectáculo muy novedoso, tanto así que durante el trayecto muchas personas se detenían a tomar fotos, los niños se volvían locos al ver la pasarela e infinidad de personas se detenían sólo a observar a los caminantes.

La caminata se cerró en Plaza Gamer, en donde el resto del día hubo varias actividades, presentaciones, videos y algunos puestos con venta de productos nipones. Ya no me quedé pero parece que estuvo muy divertido también.

 

Puntos para mejorar:

Los puntos que considero que se podrían mejorar en la caminata Mexijuku son la puntualidad de los asistentes, que no depende para nada de la organización. Sin embargo, quise mencionarlo porque habría lucido más la caminata si todos hubieran llegado a la hora citada; se inició con bastantes personas, y se fueron uniendo más a lo largo de la caminata, y llegaron todavía más personas directamente a Plaza Gamer. Otro punto importante es que quizá faltó un poco de comunicación con los asistentes durante la caminata, pues la fila se rompió varias veces, pero creo que eso pasó porque no se veían los letreros de “siga” y “pare”. Quizá faltaron personas de staff para coordinar a tantas personas al avanzar.

De ahí en más, considero que fue un evento muy ameno. Espero que año con año más personas se vayan uniendo, y más personas nos vayamos animando a romper los tabúes de nuestra moda tradicional y aventarnos por modas niponas por lo menos una vez al año.